Tienda / Juegos y Juguetes / Aprender jugando / CASA ROJA DE MADERA DE GLÜKCSKÄFER

Img Galeria CASA ROJA DE MADERA DE GLÜKCSKÄFERImagen 2Imagen 3Imagen 4Imagen 5Imagen 6Imagen 7
Thumb imagen 1Thumb imagen 2Thumb imagen 3Thumb imagen 4Thumb imagen 5Thumb imagen 6Thumb imagen 7

CASA ROJA DE MADERA DE GLÜKCSKÄFER

37,90 €
Nic
La casa a dos aguas de Glückskäfer nos encanta, podemos crear mini mundos con ella, hacer miles de construcciones y enamorarnos con sus formas y colores. Sin duda es uno de los mejores juguetes que podemos ofrecerles a nuestros pequeños.

2 disponibles

- +  

Descripción

 
La casa a dos aguas de Glückskäfer nos encanta, podemos crear mini mundos con ella, hacer miles de construcciones y enamorarnos con sus formas y colores. Sin duda es uno de los mejores juguetes que podemos ofrecerles a nuestros pequeños. Apilar, construir, anidar. Este conjunto de madera de 9 piezas está teñido con pinturas no tóxicas a base de agua que ponen de manifiesto la veta natural de la madera. La superficie tiene una textura algo rugosa que hace los bloques menos resbaladizos, una ventaja para el desarrollo sensorial. Las piezas encajan entre sí, combinan colores cálidos y fríos y pueden dar lugar a múltiples formas y construcciones. Es un juguete afín a la pedagogía Waldorf. Características del juguete: Dimensiones: 18 cm x 7 cm x 15 cm Peso: 674 g Piezas: 9 Edad: a partir de 2 años El juego desestructurado permite a los niños jugar marcando sus propias reglas, no hay instrucciones, un objeto puede ser cualquier cosa, para pasar a ser otra más tarde. Mezclar diferentes objetos de juego, piezas, elementos naturales, todo es posible. Los objetos del juego desestructurado evolucionan con el niño, que juega con ellos según su desarrollo, su propio ritmo evolutivo. Poder explorar diferentes formas de juego, tocar, manipular, buscar sus propias creaciones y soluciones, favorece su propia independencia, la capacidad de tomar decisiones, ensayar el error, rectificar. En definitiva el juego desestructurado aporta al niño habilidades para su desarrollo emocional. SOBRE GLÜCKSKÄFER Desde su fundación Glückskäfer tiene como logo una mariquita en un trébol de cuatro hojas, la felicidad que transmite ese trébol es la filosofía que la empresa ha tenido siempre. Llevar la felicidad a los niños por medio de juguetes que fomentan el juego libre y su desarrollo integral. A lo largo de los años, la empresa ha logrado establecerse como fabricante de juguetes infantiles de alta calidad y pedagógicamente significativos. Sin haber perdido su filosofía Glückskäfer pertenece hoy a Nictoys que adquirió la empresa en 2011.
<< Buscar